Reloj sin pausa

Cuán vertiginoso y cruel puede ser el tiempo, es como el enemigo eterno de la mortalidad, como un testigo silencioso e inmenso que no perdona nada, ni te da oportunidades, el tiempo nos da una edad y nos la quita, no da momentos buenos y después se burla de nosotros cuando solo son pasado, ese tiempo es el único que sabe hasta cuando nuestra forma material estará en esta tierra y quizá cuál es la razón por la que vinimos.

El tiempo me está dejando cada vez más lejos de ese comienzo de la juventud que tanto añoraba, ahora los errores ya no son vistos de la misma manera, ahora pesan y cuestan, ahora tienen consecuencias, estos errores me hacen meditar, qué tan preparado te sientes para asumir la vida y sus vueltas, para «bancarte» todo, que tan fuerte eres, y si no estás preparado, ¿qué puedes hacer? simplemente hay que buscar esa fuerza interna que te lleva a madurar y comprender que en la vida no puedes arrepentirte de nada, porque no tiene sentido, el tiempo pasa y con el tus años, tu vida, no te queda otra alternativa que atesorar los momentos buenos y de ellos sacar lo mejor para preparte para los malos; seguir caminando por el sendero que te corresponda, y esperar que el tiempo se encarge de prepararte para las cosas que vives y que tendrás que vivir.
No Comments

Post A Comment

WhatsApp chat